Los sensores se colocarán en los aviones y aeropuertos y podrían ayudar a detectar enfermedades como el Covid-19

La startup de neurotecnología Koniku ha desarrollado estos dispositivos con forma de medusa que se adhieren a las paredes y son capaces de detectar sustancias químicas peligrosas a través del olor en tan solo 10″.

«Lo que hacemos es tomar células biológicas, ya sea células Hek o astrocitos, células cerebrales, y las modificamos genéticamente para que tengan receptores olfativos», contaba a Financial Times, Oshiorenoya ‘Osh’ Agabi, fundador de Koniku.

Share This

Mantente al día de las marcas que nos rodean

Suscríbete a la newsletter

¡Gracias! Prometemos no dar demasiado la turra.

Mantente al día de las marcas que nos rodean

Suscríbete a la newsletter

¡Gracias! Prometemos no dar demasiado la turra.

Copyright © acute&creative 2020. Todos los derechos reservados. | Política de privacidad y aviso legal

Copyright © acute&creative 2020. Todos los derechos reservados. | Política de privacidad y aviso legal