La marca tuvo que cambiar de fabricante de filtros en el último momento, lo que ha enfadado a muchos clientes

Al inicio de la crisis sanitaria os hablábamos de Closca, una marca española que rediseña accesorios de nuestra vida diaria para que sean más ecológicos y no dañen el medioambiente. Fueron una de las primeras empresas en diseñar mascarillas para el día a día y ya entonces, nos empezamos a plantear si la mascarilla nos acompañaría en la vida postcoronavirus.

La polémica estalló cuando la marca anunció que los filtros de las mascarillas se producirían en España (en vez de en China) y que se podrían lavar y reutilizar hasta 5 veces. Esto no sentó muy bien a muchos clientes, que ya habían pagado 20€ (más filtros de repuesto) por una mascarilla FFP2, que se parecía muy poco al producto que finalmente iban a recibir en casa. 

¿Cómo ha reaccionado la marca ante este momento de crisis/cambio? En este caso, Closca se enfrentaba a una posible crisis reputacional, pero ha reaccionado a tiempo, y en seguida empezó a informar de todos los cambios del producto vía e-mail, y se han comprometido a devolver el importe total a los clientes que lo deseen.

 

Share This

Mantente al día de las marcas que nos rodean

Suscríbete a la newsletter

¡Gracias! Prometemos no dar demasiado la turra.

Mantente al día de las marcas que nos rodean

Suscríbete a la newsletter

¡Gracias! Prometemos no dar demasiado la turra.

Copyright © acute&creative 2020. Todos los derechos reservados. | Política de privacidad y aviso legal

Copyright © acute&creative 2020. Todos los derechos reservados. | Política de privacidad y aviso legal